sábado, 27 de febrero de 2010

ORACIÓN


Oración de un desocupado

Padre,
desde los cielos bájate, he olvidado
las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar, no tiene
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.

Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,!
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
si estás, que busco
resignación en mí y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a sangre en cuello.

Juan Gelman

2 comentarios:

Karla Preciado dijo...

Uno de mis poemas favoritos. Te felicito, has dado con la imagen idónea para él.

Saludos.

Angela Teresa Grigera dijo...

Estremecedor este poema de Gelman, Gracias por compartirlo.

Nuevamente gracias por visitarme y por preocuparte por mi tristeza, esa hace tiempo que se alojó en mi, desde que mi espsoso falleció, y lo que más me duele es que a él no le gustaría verme o sentirme triste.
Un beso querida

ann